Antivacunas, una historia irreductible

En 2017, un niño de 6 años se encontraba en un granja en Oregon, EEUU, allí se lastima y fue curado en su casa. A los 6 días, comenzó con episodios de llanto, chillido de los dientes y espasmos musculares en sus extremidades superiores y seguido de un signo capital para el diagnostico de Tétanos, el arqueo del cuello hacia atrás.

El Tétanos es una enfermedad aguada neuromuscular causada por una bacteria. Las esporas de dicha bacteria pueden encontrarse en la tierra y entrar al organismo a través de simples heridas de la piel, causando fuertes síntomas entre los 3 y 21 días posteriores al contagio. Generalmente se presenta en el 8° día.

El cuadro llama la atención de los padres y el niño es helitransportado a un centro pediátrico donde es diagnosticado con Tétanos y comienza a recibir 8 semanas de tratamiento, seguido de rehabilitación y recien después podía volver a una vida normal.

Al llegar al centro pediátrico pedía agua pero no podía beberla, necesitaba sedación, entubación traqueal, ventilación mecánica, oscurecimiento de la habitación, tapado de oídos y estimulación mínima. De todos modos seguía en un cuadro díficil, temperatura entre los 36° y 40.5°, hipertensión, taquicardia, se la hacen varias aplicaciones de sueros y vacunas intravenosas. Los espasmos seguían incontrolables por la razón misma de la efermedad. En el quinto día de internación se le hace una traqueotomía para mejorar su respiración. Para el día cuarenta y cuatro pudo dejar la asistencia respiratoria y beber agua. Poco después pasa a sala intermedia y en el día cincuenta y cuatro de internación se le saca la traqueotomía. Tras dos meses de internación va a un centro de rehabilitación por casi tres semanas.

A la familia le costo casi 1 millón de U$D el tratamiento, 811929 U$D de internación, más rehabilitación y el traslado aéreo. Más allá de una extensa revisión de los riesgos y beneficios de la vacunación contra el Tétanos la familia rechaza que se le aplique una segunda dosis de la vacuna y cualquier otra inmunización. Este fue el primer caso en más de 30 años de Tétanos en Oregon. El valor del tratamiento fue 72 veces mayor al de la internación promedio para un niño. En EEUU han muerto de Tétanos 16 personas entre 2009 y 2015 y el tratamiento de la enfermedad no confiere inmunidad.

Seguramente los padres seguirán siendo Antivucunas, pero el dolor infringido sobre su niño es despiadado. Ese error patológico irreductible que un 4% de la población tiene sobre algún tema de la realidad los hacen delirantes y es tal su carácter irreductible que supera el amor por los hijos.


Fuente: Guzman-Cottrill JA, Lancioni C, Eriksson C, Cho Y, Liko J. Notes from the Field: Tetanus in an Unvaccinated Child — Oregon, 2017. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2019;68:231–232. DOI: http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm6809a3.

People photo created by pressfoto – www.freepik.com