La Comunicación de la Salud en los Medios Masivos

Debe ser muy larga la lista de factores que hacen que desde los medios masivos hasta los grupos familiares de whatsapp se llenan de mensajes equívocos sobre temas de salud.

El comportamiento de las cadenas de mensajes deja al descubierto lo difícil que es distinguir lo verdadero para el público medio.

Cuando nos enfrentamos a un titular (que actualmente son llamadas a leer la nota, para mostrar más páginas que significa mostrar más publicidad) tenemos que considerar:

  • Que tenga una fuente confiable. Un medio de primera línea supone tener cronistas más especializados y con buenas fuentes para informar temas de salud. No es un seguro totalmente efectivo sobre la certeza de la cuestión, pero ayuda el profesionalismo. Vale también confirmar el profesionalismo de quien escribe.
  • Los temas que se revelan como muy significativos no necesariamente son una realidad absoluta. Muchos titulares de investigaciones no tienen una validez amplia ya que solo se trata de un estudio y no ha sido replicado varias veces para confirmar su generalidad. (ver el artículo de neuromitos)
  • Muchas veces se miente sobre la publicación en revistas científicas dando frases como «publicado en prestigiosas revistas científicas» o «destacado por miles de profesionales que». En esos casos conviene desconfiar, y si dispone de interés busque realmente si se ha publicado.
  • Sumado ha este último punto puede que se haya publicado pero la metodología de la investigación no sea la más adecuada y solo sea un estudio preliminar o muy segmentado.
  • Presentaciones como «el secreto que incluso los médicos no te dirán» son automáticamente para el descarte, hay tanta gente malintencionada escribiendo como leyendo, las conspiraciones son sesgos para atraer opinión, desconfianza y problemas al alcance de los programas de salud.